Nieves Michavila y «Alfonso XII y la corona maldita»

Nieves Michavila y «Alfonso XII y la corona maldita»

¿Cómo te sientes tras ganar el Premio Hispania de novela histórica?

Cuando me comunicaron la noticia fue una verdadera sorpresa que me produjo inmensa alegría. Me siento muy ilusionada y agradecida por el voto de confianza de Ediciones Altera. Espero estar a la altura de un premio tan prestigioso.

¿Por qué elegiste a Alfonso XII como protagonista de tu libro?

La novela abarca tres generaciones de reyes. Alfonso XII es una pieza clave de este puzzle que enlaza con un pasado que a la corona le es imprescindible ocultar en relación con el asesinato de mi tatarabuelo Federico Puig Romero y su paternidad secreta de Alfonso XII.

¿Qué historia descubriremos en su interior?

Una historia basada en hechos reales que he descubierto en mis investigaciones. Yo soy un personaje más de mi novela que intenta descubrir el misterio oculto sobre el asesinato de mi tatarabuelo Federico Puig Romero. Su madre, Gertrudis Romero, y el rey Fernando VII, reviven la historia bíblica de Betsabé con el rey David, el cual la deja embarazada en ausencia del marido de esta, al que manda matar. La maldición de este pecado parece cernirse sobre ambas dinastías. Federico Puig Romero se ve sometido a los caprichos de Isabel II, y su paternidad secreta de Alfonso XII, unida al pasado de su madre junto a Fernando VII, desencadenará graves consecuencias con intrigas palaciegas, conspiraciones, traiciones y asesinatos que marcarán el destino de Alfonso XII y sus descendientes.

Una novela histórica siempre requiere de una gran labor de documentación, ¿qué tiempo te ha llevado escribir esta novela?, ¿cómo te has documentado?

Planifiqué su escritura a comienzos de 2017 y la presenté al Premio Hispania de Novela Histórica en julio de ese año. Además de la documentación necesaria para ubicar al lector en el contexto histórico en que transcurre, hay detrás un
gran trabajo de investigación, recorriendo archivos y consultando bibliografía, en el que invertí años recuperando huellas que se habían intentado borrar: falsificaciones, documentos desaparecidos… A pesar de las dificultades, mi motivación era muy grande ante la gravedad de lo que iba descubriendo. Al acabar este arduo proceso de investigación decidí aplazar la escritura de la novela histórica hasta que pudiera dar a conocer los hechos inéditos que considero de interés público, lo cual llevé a cabo en mi libro de ensayo Voces desde el más allá de la historia (Incipit Editores, 2015). Ya abiertas las puertas a otros investigadores, era hora de recrear la vida de estos personajes
que fui conociendo a lo largo de la investigación y forman parte de mi pasado. De ahí surgió Alfonso XII y la corona maldita.

¿Cómo se consigue el equilibro entre el rigor histórico y la ficción?

La novela histórica acerca al lector a la historia a través de la literatura, lo cual implica una gran responsabilidad para el escritor. Doy mucha importancia al rigor histórico, que pienso debe combinarse con el porcentaje de ficción necesaria para lograr conducir al lector a otra época despertando su interés con personajes consistentes y una trama que le atrape. Sin embargo, no hay una norma para esto. Por un lado tenemos novela histórica con finalidad didáctica, como los Episodios nacionales del gran Benito Pérez Galdós, en el siglo XIX, y en el otro extremo podemos hallar autores actuales tan reconocidos como Antonio Gala, en cuyas novelas históricas hay ficción y rigor histórico al cincuenta por cien.

¿Con qué autores te sientes identificada?

Me identifico con escritores versátiles, y en este sentido, entre los actuales, admiro a Eduardo Mendoza. Respecto a otras épocas, uno de mis referentes es Ramón del Valle-Inclán, que además de abarcar varios géneros y hacerlo todo bien, combinaba la sátira y el esperpento con la minuciosidad histórica. Su serie de novelas incluidas en El ruedo ibérico comienza con el reinado de Isabel II, personaje relevante de mi novela.

¿Cómo ha sido tu relación con el mundo editorial?

Ahora mismo estoy encantada con el trato que me están dando en Ediciones Áltera. Pero el camino ha sido largo y difícil. Mi libro de investigación interesó a dos grandes editoriales que conseguí a través de una reconocida agencia editorial, pero por aquel entonces, en 2006, la monarquía era intocable y creo que dio miedo a los editores. Decidí probar suerte cuando ya parecía haberse levantado la veda con los temas monárquicos y enseguida conseguí respuesta favorable de Incipit Editores en 2015, así que no lo pensé más y me lancé publicando Voces desde el más allá de la historia, que se ha ido abriendo paso, logrando ser catalogado en bibliotecas extranjeras de prestigio.
Alfonso XII y la corona maldita está basada en esta investigación y ha sido para mí una inmensa satisfacción haber obtenido el premio de Ediciones Áltera.

¿Te ves escribiendo en un género diferente al histórico?

Por supuesto. La investigación surgió sin buscarlo, pero antes ya había escrito teatro y novela. Durante el lapso en que renuncié a intentar buscar editoriales por la veda a temas monárquicos conseguí algunos premios literarios con otras obras. Y en 2017 publiqué una novela de humor, Manual del buen truhán (con tilde a pesar del cambio de normativa de la RAE). Me siento cómoda en diversos géneros y me gusta afrontar nuevos retos. Entre mis proyectos está escribir más novela histórica, aunque me gusta tener la mente abierta y explorar nuevas posibilidades. De lo que no hay duda es que volcaré todo mi esfuerzo en atraer al lector tanto como yo me sienta atrapada por una historia que contar.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*